La cota cero o por qué los edificios tienen que ser accesibles

En España no tenemos cultura de accesibilidad, es un hecho, y no es del todo culpa nuestra, ya que tampoco nadie (educación, administraciones, etc.), se ha molestado en inculcar, a la población en general, la importancia de la cota cero, y de que todos podamos utilizar los edificios en igualdad de condiciones.

Además, debido a esa falta de información, tenemos la costumbre de relacionar accesibilidad con minusvalía y con silla de ruedas, que son parte de los usuarios, pero ni de lejos la mayoría.

En este artículo voy a intentar explicar que es la accesibilidad, por qué es importante, a quien afecta y cómo tener edificios accesibles nos beneficia a todos.

¿Qué es la cota cero? Edificios accesibles

La accesibilidad universal consiste en diseñar y facilitar itinerarios, tanto en los edificios como en la vía pública, que puedan ser utilizados, de forma autónoma y segura, por todas las personas, tengan o no alguna discapacidad.

¿Qué significa la cota cero?

Con cota cero hacemos referencia a construir un itinerario (camino), fuera o dentro del edificio, que esté al mismo nivel que la cota del portal o entrada del edificio.

La cota cero se consigue con medidas directas como rampas o, cuando no es posible, se utilizan medios mecánicos como plataformas elevadoras, ascensores, etc…

¿A quiénes afecta  la cota cero? 

Cuando una comunidad de propietarios está decidiendo sobre el hecho de hacer una reforma de accesibilidad y existen personas que se niegan siempre hay que recordarles que TODOS, en cualquier momento, podemos llegar a tener una discapacidad.

La idea generalizada de que conseguir la cota cero y dar accesibilidad a un edificio significa que una silla de ruedas pueda entrar es muy errónea. Hacer un edificio accesible es mucho mas que eso y afecta a una gran variedad de usuarios.

A continuación, voy a enumerar una serie de situaciones en las que tener una entrada e itinerario accesible (pasillos, ascensor, etc…) es indispensable.

Situaciones de limitación o discapacidad física transitoria

Me atrevería a decir que el 90% de la población pasa, en algún momento, por una o varias de estas situaciones:

  1. Embarazo.
  2. Familias con niños y carritos de bebé.
  3. Afecciones traumatológicas que impliquen el uso temporal de muletas y/o silla de ruedas (roturas, esguinces, lumbalgias, etc..).
  4. Cualquier tipo de cirugía que limite nuestros movimientos o sentidos (cirugías oculares, traumatológicas, neurológicas, etc…)
  5. Tratamientos que produzcan debilidad, mareos, fatiga etc.
  6. Desplazamiento de cargas pesadas: maletas, carritos de la compra, mobiliario, etc…

Situaciones de limitación o discapacidad física permanente o enfermedades crónicas.

  1. Usuarios de sillas de ruedas.
  2. Usuarios de muletas o bastón.
  3. Problemas crónicos de visión o auditivos.
  4. Cualquier tipo de enfermedad crónica: cardiopatía, deficiencia respiratoria, etc.
  5. Personas mayores de 70 años.

Todo el mundo piensa que estas cosas no le van a tocar, pero invito a todos a hacer un ejercicio sencillo:

  • Ponte unas muletas y, sin soltarlas, sube el primer escalón del portal, saca la llave, métela en la cerradura y empuja para abrir.
  • Puedes probar a hacer lo mismo pero llevando una bolsa del supermercado que pese sólo entre 3 y 5 kg.
  • También puedes probar a hacer lo mismo pero añadiendo a la operación un niño de 2 o 3 años.

Si además haces todo esto estando embarazada, teniendo más de 70 años o en cualquiera de las situaciones mencionadas en los puntos 2.1 y 2.2, tienes mi total y más sincera admiración.

¿Por qué me beneficia la cota cero en mi portal? 

Esta pregunta tiene dos respuestas muy obvias:

  • Cualquiera puede llegar a estar en las situaciones mencionadas en el punto anterior y, como mínimo, casi todos cumpliremos más de 70 años. La inversión de hoy la agradecerás mañana.
  • Tu propiedad valdrá más, esto es un hecho. La renta de un piso con ascensor es superior a la renta de un piso sin ascensor. En cuanto al valor de venta, la diferencia de tener o no una vivienda en cota cero puede incrementar entre 20.000,00 y 50.000,00 € el valor de la propiedad.

La accesibilidad en reformas de portales. Derechos, deberes y financiación.

En los edificios de nueva construcción ya es obligatorio que las viviendas sean accesibles y que los accesos estén en cota cero hasta el ascensor, cuando se desarrollan en varias plantas. (CTE- SUA-9 Accesibilidad)

Existe una amplia normativa que está orientada a fomentar la realización de obras de adecuación y reforma que mejoren la accesibilidad a las viviendas.

Señalo a continuación la normativa más destacada y algunos de los derechos y deberes que tienen los propietarios al respecto:

Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

Entre los derechos más destacados de esta Ley está en el Capítulo 5/ Artículos 22 y siguientes: “Las personas con discapacidad tienen derecho a vivir de forma independiente y a participar plenamente en todos los aspectos de la vida…..”

Ley 26/2011 , de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

En ella se modifica el apartado 2 del artículo 10 de la Ley 49/1960 de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal, que queda redactado del siguiente modo:

“Asimismo, la comunidad, a instancia de los propietarios en cuya vivienda vivan, trabaje o presten sus servicios altruistas o voluntarios personas con discapacidad, o mayores de setenta años, vendrá obligada a realizar las actuaciones y obras de accesibilidad que sean necesarias para un suso adecuado a su discapacidad de los elementos comunes, o para la instalación de dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan su comunicación con el exterior, cuyo importe total no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.”(Existen algunas excepciones a esto por ingresos inferiores a 2,5 el IPREM)

Se modifica el apartado 3 del artículo 11 de la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal, que queda redactado del siguiente modo:

“3. Cuando se adopten válidamente acuerdos para la realización de obras de accesibilidad, la comunidad quedará obligada al pago de los gastos, aun cuando su importe exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.”

El DA DB-SUA/2 y la Ley de Suelo y Rehabilitación urbana facilitan la instalación de ascensores en edificios de vivienda aunque estos invadan: zonas comunes, patios, fachadas o, en algunos supuestos, zonas privativas.

En cuanto a la financiación, las administraciones públicas, tanto locales como autonómicas, siguen apoyando las actuaciones para conseguir edificios accesibles y sin barreras arquitectónicas.

Si quieres saber mas sobre las ayudas disponibles puedes leer mi artículo: “Convocadas las subvenciones a la rehabilitación de edificios y viviendas 2020 en Asturias”

En él encontrarás un resumen de las obras y gastos incluidos, así como de los importes subvencionados.

Tengo un último secreto que contarte:

Los edificios felices crean personas felices.
No esperes más para ser feliz.

www.habilitaestudio.com

Tabla de contenidos

¿Te ha gustado? Compártelo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

O deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quién es habilita estudio

Soy Tamara

Y desde Habilita Estudio me dedico a curar edificios para que sean los mejores aliados de sus habitantes. Mi misión es ayudaros a ambos a llegar a un consenso entre confort, dimensiones, salud, eficiencia energética y presupuesto, y acompañaros en el apasionante camino de la reforma.

Tengo un último secreto que contarte

Los edificios felices
crean personas felices.
No esperes más para ser feliz.